viernes, 30 de noviembre de 2007

·Historia de darle vida a una estatua·

Como cada mañana, Jorge se dirigía al instituto por la calle más transitada de la ciudad. Llegaba tarde, así que decidió meterse por una calle que no conocía. Era un callejón oscuro y estrecho, se colocó bien la mochila y se dispuso a atravesarlo. Se paró en seco delante de una extraña estatua que empuñaba una espada hacia el cielo. Se dio la vuelta y cuando iba a dar su primer paso.
-Dame todo lo que llevas – me dijo el extraño-.
Le di mi teléfono móvil y unos pocos euros que llevaba encima. Cuando el extraño me soltó, me di la vuelta. Lo que ví fue algo fantástico y surrealista. El hombre estaba atravesado por una espada.

1 comentario:

gustavina dijo...

Hallo!!

¿Jorge? De que me suena...xDD

Pues nada que me gusta mucho tu historia.

Y aver que peli vamos a veer mañana, al final...

Bueno pues nada que ya me pasé por aqui a firmarte y ya me voi xDD
Que tengo que seguir escribiendo historias.

Bye.

Besosssss

tQ**