lunes, 3 de diciembre de 2007

·Historia con final abierto·

Allí estaba de pie en medio de la sala de profesores. “Cógelo, cógelo.” Le decía su amiga Gloria desde la puerta. Le temblaban las piernas, no sabía si quería robar el examen de historia. Si no lo aprobaba, sus padres le advirtieron de que no iría a la excursión de fin de curso. Se acercó a un gran armario que había en un rincón y abrió la puerta. Un montón de carpetas y archivadores, con etiquetas que informaban de la asignatura que contenían. “No puedo hacerlo, me pillarán.” Ese pensamiento rondaba en su cabeza. Acercó sus manos frías y temblorosas a la carpeta que contenía los papeles de historia. Apoyó la carpeta en la mesa y con el corazón encogido empezó a buscar el examen. “¿Dónde está? No lo encontraré.” En sus ojos se veía el miedo y la angustia que sentía en ese momento. “Aquí está.” Lo cogió y esbozó una pequeña sonrisa de alivio en su rostro. “Sra. Rodríguez, ¿qué hace aquí?” La profesora de historia la había pillado.

·Descripción de un personaje·

Su pelo es como el de un puercoespín. Sus sombríos ojos se te clavan como un puñal en el corazón y su blanca sonrisa te hace olvidar todos tus problemas. Su belleza tanto interior como exterior, hace que tenga un montón de amigos que lo quieren mucho. La delicadeza de su voz cuando te habla, es como escuchar las olas del mar. Su estrecha cintura contrasta con sus grandes pies. Le encanta componer y cantar.