domingo, 21 de marzo de 2010

HE.



Todo era más fácil cuando sólo él ocupaba ese lugar tan importante de mi corazón.A pesar de lo estúpido e infantil que suene, él lo era todo para mí. Sabía que cualquier tipo de relación con él sería imposible pero aún así era feliz. No me preocupaba por los chicos que me rodeaban, no me importaban.Pero sucumbí, caí como todas las adolescentes de mi edad, y no le sentó nada bien a mi corazón. Primero uno, después otro. Siempre rodeada de miedos e inseguridades. Hubo un momento que pensé que me había olvidado completamente de él, y me hundí, me sentí fatal. Lo substituí por un chico de mi ciudad; aún habiéndome prometido que él no podía ser substituido por nadie pasara lo que pasara. Pero lo hice. Me dí cuenta de que podía querer de esa forma a otra persona, y era increíble para mí, porque él no es comparable a ninguna persona de este mundo.
Me equivoqué. Fue un gran error substituirte porque lo pasé mal. Era más feliz con él...Escuchando sus canciones una y otra vez, recordando esos momentos cerca de él en Junio y Noviembre, ansiando volverle a ver, volver a gritar sólo por él. Ahora sé que soy más feliz así, que soy feliz teniéndolo a él, y sólo a él, en mi corazón. Porque de verdad se lo merece más que nadie, me ha dado tanto, y nunca lo sabrá. ¿O quizás sí? Quién sabe...no le volveré a cambiar por nadie, de eso estoy segura. Sé que algunos me llamaran loca por esto, pero la felicidad que él me da no me la puede dar nadie.
¿Amor incondicional? Sí, podemos llamarlo así. ¿Imposible? Sí, seguro que sí. Pero ya he conseguido más de lo que nunca había soñado, verle dos veces en concierto y una en una prueba de sonido. No puedo pedir más, sólo que siga siendo como hasta ahora, sé que no me defraudará.

Te quiero Nicholas.

1 comentario:

Mandarina dijo...

Eres sumamente increible.