jueves, 29 de abril de 2010

Duele.

No puedo pensar en que tendré que seguir sin ti. Hasta ahora ha sido fácil, pero esto es difícil. Nadie puede imaginarse lo que es que el único chico te quiere esté lejos de ti. He deseado encontrar a alguien como él desde hace mucho tiempo, pero ahora duele. Le necesito aquí. Duele no poder darle ni siquiera una abrazo diario. Duele no poder decirle todas esas cosa a la cara. Duele no poder escuchar una canción conectados al mismo Ipod. Duele no poder ver su sonrisa con cada una de mis tonterías. No quiero rendirme, pero la angustia de no tenerle aquí me puede. Dejaría todo y me iría allí su pudiera, es todo lo que ahora necesito. No tengo ganas de nada, sólo le tengo a él. Y quiero estar dónde él está. ¿Es tan difícil coprenderlo? Por una vez que algo me sale bien, él tiene que estar lejos. ¡Maldita distancia! Odio estar aquí. Me siento impotente ante está situación. Siento que no puedo hacer nada por mí sola. Me siento estúpida. Siento que de alguna forma le estoy fallando, aunque no sea así. Me duermo escuchando nuestra canción, sueño con él, me muero cada vez que veo un mensaje suyo, no me concentro por pensar en él...mi vida se ha resumido en una sóla palabra... ÉL.

No hay comentarios: