sábado, 22 de mayo de 2010

Esto no me merece la pena.
¿Dos minutos de alegría? ¿Para qué?
Por mucho que me duela , ya no los quiero.
Lo siento, sobretodo por mí.

No hay comentarios: