domingo, 23 de mayo de 2010

Se puso a la cola esperando por su papel, le parecía una tontería pero formaba parte de la fiesta y de la gran noche que iba a pasar. Alargo el brazo y lo cogió. ''Anda el príncipe Eric, de la sirenita'', pensó para él. Pero lo más raro fue que nadie tenía la pareja de ese personaje, y es cuando él se dio cuenta de que su sirenita si existía, pero no estaba allí con él.

No hay comentarios: