domingo, 2 de mayo de 2010

Vuelvo a las andadas.
Hasta cuando todo parece ir bien, nada es así.
Sea como sea siempre termino llorando.
Seguramente todo sea culpa mía y de mi maldita cobardía.

No hay comentarios: