domingo, 6 de junio de 2010

Lo más triste es que no me queda nada más.

No hay comentarios: