viernes, 3 de septiembre de 2010

Algo platónico.

úVoy a cambiar mi pelo por un nido para aves, porque últimamente, tengo menos pájaros en la cabeza que nunca..y cambiar lágrimas por besos.
Voy a empaquetar mi sonrisa, y te la voy a mandar por fascículos.
Y mi almacén de paciencia, venganza y celos, me recuerdan que tengo lo que merezco.
Por eso creo que es hora de empezar a vivir tantas emociones que dejé en la trastienda de la vida y quitarle el polvo a mi felicidad.
A día de hoy, sólo me queda el saber, que ya no me queda nada, y entre tanto escombro, busco flores rodeadas de basura y busco basura donde otros ya han barrido.
Es lo que tiene ser el patito feo, solo que sabiendo que de mayor, ni cisne ni pollas.
Por todo esto, y porque simplemente así lo quiero, voy a seguir mis propias normas, voy a ser una estrella fugaz, la tinta del diario de un pez, voy a ser todo aquello que a ti te gustaría ser..
Lo malo es despertarte, y poner el televisor del presente, mandar a la mierda el programa de tu vida, e ir al videoclub del pasado para ver una y otra vez, tus recuerdos más felices en una cinta de video.
En la tierra de la soledad, no se respira aire, sino fuego. Yo nací en esa tierra, y ya no sé con que palabras pedir socorro, menos mal que de vez en cuando alguien me dice, que reír ante todo, y llorar... llorar ante nada. Aún así, olvidarte es como buscar una aguja en un pajar, con el aliciente, de que no quiero encotrarla nunca. Hay gente que me dice, "nunca digas nunca". La vida me ha ensañado que la frase en realidad es "nunca digas siempre".

No hay comentarios: