lunes, 6 de septiembre de 2010

Gracias amiga soledad.

Soledad, gracias por estar ahí cuando me siento sola. Gracias por acompañarme cuando quiero asesinar a alguien, cuando quiero morir, cuando mi alegría es pésima. Gracias por abrazarme sin hacerlo. Solo quiero decirte que aunque seas solo producto de mi imaginación, gracias por saber que por lo menos hay alguien que me entiende.
Me insulto, VALE. ¿Pasa algo? Si soy perfectamente guay haciendo eso.
Lloro por estupideces, VALE. ¿Pasa algo realmente importante?
SOY YO MISMA, VALE. ¿Y QUÉ?

Soledad, gracias por estar ahí cuando estoy baja de ánimos, cuando todos pasan de mi y me hago demasiadas preguntas en mi cabeza para responderlas en medio minuto.

GRACIAS.

No hay comentarios: