viernes, 8 de octubre de 2010

Preparados, listos...¡ya!

Siento como que todo es una competición y quiero llegar la primera. Pero os voy a contar un secreto...nunca se me han dado bien las competiciones. Prefiero lo simple, sin líos, hacer algo porque quiero y no por competir con alguien. Pero la vidad aveces es una batalla que tenemos que librar nosotros solos tanto en nuestro interior como en nuestro exterior. La vida es una competición constante, superar a otros nos hace más felices. En el amor, los estudios, los trabajos, los amigos...todos queremos llegar los primeros para conseguir lo mejor de cada uno de ellos.
¿Mi problema? Que nunca llego la primera.

No hay comentarios: