sábado, 6 de noviembre de 2010

Olvida, deja todo atrás.

Como aprender a olvidar, como intentar dejarlo todo atrás, como tratar de pasar de todo, todo aquello que tanto dolió, todo aquello que fue inútil, todo aquello que borrarías de tu mente para que no volviera como un tormento a atormentarte en un futuro cada día mejor, cada día más colorido, cada día mas vivo y fuerte que nunca, cada día más feliz de lo que fue el ayer, una nube oscura que te ensombrece el recuerdo de aquellos días de oscuridad, que oprimen y aprietan alma y mente a parte iguales, que te agonizan hasta que vuelve la luz, la que te ilumina y te calienta del frio que la oscuridad impuso en tus calados y cansados huesos, y que te devuelve a esa nube que fue en un tiempo felicidad y vida, a esa dimension que todo lo vuelve maravilloso y mejor que un ayer y peor que un mañana.
Después de todo esto, ya has olvidado ese nubarrón que vino a destrozarte la línea ascendente de tu vida, por que tú ya estás mucho más alto que esa oscuridad, que esa nube desprende, mucho más alto que todo eso que te ha torturado en un pasado, todo eso que ahora apesta, y se hunde en el pozo de la miseria, por que cuando uno hace las cosas bien, si alguien viene a joderlo, por muy bien que lo hallas hecho, lo que siempre se va a ir al fondo es eso que ha venido a joder el salto a otro mundo más alto, a tropezar en ese camino hacia lo perfecto, a romper los esquemas de lo que va a ser, al final, un final muy lejos de ti.

No hay comentarios: