martes, 21 de diciembre de 2010

The Just.

Action!

Desenvainó su espada, no se lo pensó un segundo, y comenzó a correr. La bruja seguía agarrándola del cuello, con tanta fuerza que parecía que se lo iba a partir.
- ¡Suéltala! - grito con la máxima capacidad de su garganta-.
- ¿Por qué debería hacerlo? - dijo levantándola un poco más-.
Veía que ella seguía intentando soltarse, moviéndose con brusquedad y le faltaba el aire.
- Ella no tiene nada que ver con esto, a el que quieres es a mí. Suéltala.
- ¿Te crees que soy estúpida muchacho? Ella no es parte de la profecía claro que no, pero a mí no me sirve para nada viva. Y si la dejara escapar me atacarías igual que si no lo hago, así que, todo está claro. Si la mato, será una menos a la que encerrar cuando haya ganado esta guerra; y vuelva a ser la verdadera reina.
Se le encogió el corazón, los argumentos de la bruja eran difíciles de debatir. No sabía que hacer. Era bueno con la espada, habia librado muchas batallas, pero el miedo que sentía ahora era poder hacerle daño a ella; y eso le paralizaba totalmente.
- Bien, tienes razón, no soy astuto, así que cojeme a mí. Dejemos este asunto. Si con mi vida puedo salvarla a ella lo acepto. - dijo cortantemente mientras se acerca al malévolo ser-.
- Acepto la oferta. No importa, ya la mataré después. - dijo la bruja casi en susurro y la soltó haciendo que se callera al suelo con gran estépito-.
- ¡Eso es lo que tú te crees! -chilló él mientras clavaba su espada en el centro de su abdomen.
Fue una fracción de segundo, pero el tiempo suficiente para acabar con ese horrible ser, ni siquiera podría considerarse persona. La bruja cayó al suelo quedando estirada completamente rídiga, como una estatua.

Él corrió hacia su protegida, que seguía tirada en el suelo llorando a causa del dolor que sentía en el cuello e intentando recuperar el aire perdido.
- ¿Estás bien? - le pregunto preocupado con los ojos llenos de lágrimas-.
- Sí. - exhalo ella y se levanto cuidadosamente con su ayuda- ¿Por qué has hecho todo eso? ¡Podría haberte matado! Y tú significas algo para la guerra, ¡yo no! , tú eres el centro de la guerra.
Ella intento pegarle, pero el cansancio y el miedo le pudieron y termino abranzándole más fuerte que nunca.
- No me lo perdonaría si te pasase algo, y lo sabes. -dijo acariciándole su largo pelo-.
- Pero, ¡tú serás el futuro rey! Tu reino te necesita.
Él le agarro la cabeza y le dijo con voz sosegada y mirándola a los ojos.
- Sí, pero un rey necesita una reina a su lado, sino nada tendría sentido.


Check the gate!

-by DKG;-

No hay comentarios: