lunes, 21 de febrero de 2011

Estoy harta.

Estoy harta de gritos, de golpes, de insultos, de mentiras, de tener que callar, de gritar en silencio, de quedarme quieta, de llorar a escondidas, de tener que guardarme los sentimientos, de dar una imagen de mi que no es.
Estoy harta de tener que escribir por no poder hablar, de sufrir por los demás, de ayudar a la gente sin recibir nada a cambio, de entregarme a los demás, de soñar en silencio, de estar sola por no ser como los demás, de ocultar mis sentimientos.
Estoy harta de querer y no poder, estoy harta de tener sueños y metas que no podré alcanzar, estoy harta de encerrarme en mi habitación a llorar, estoy harta de amanecer y maldecir haberme despertado, estoy harta de no poder dormir por las noches si oigo un ruido.
Estoy harta de tener que callarme los gritos cuando hay golpes, de tragarme el dolor y las lagrimas, estoy harta de esconderme detrás de la puerta, de querer morir y no poder, de tener miedo, de vivir alrededor de gente que no me conoce.
Estoy harta de ser invisible.

No hay comentarios: